¿Qué es eso de Mirar hacia Dentro de uno?

¿Qué es eso de mirar hacia dentro? En el mundo del desarrollo personal y la espiritualidad se escucha mucho esto…

Tienes que mirar hacia dentro… tienes que conocerte a ti mismo… todo lo dentro lo verás reflejado fuera…

A mí esta idea durante mucho tiempo me traía de cabeza, no entendía nada. Porque ¿a donde tienes que ir exactamente? ¿mirar hacia dentro de donde?

A menudo te puedes quedar atrapado en el significado que tiene para ti «ir hacia dentro». Vamos a revisar estas ideas, vamos a intentar ir un poquito más allá del significado.

Las palabras se quedan cortas. Lo único que hace nuestra mente es interpretar cada uno de las palabras por eso se complica. Cada palabra que sale de «mí» seguramente lo estés interpretando a tu manera y otra persona a la suya.

Pero el mensaje está más allá de todo esto. Como suelo decir, las palabras solo pueden apuntar (en cierto modo) hacia ese «otro lado» del ego o de la personalidad. Que a la misma vez no existe otro lado pero bueno, al final esa es la limitación de las palabras.

Pues es lo mismo que mirar hacia dentro de uno… ¿por qué tenemos que mirar hacia dentro? ¿a dónde queremos llegar? y lo más importante…

¿Quién es el que quiere mirar hacia dentro?

Creo que es la clave ¿quién es ese yo o personalidad que quiere mirar hacia dentro? ¿Qué es lo que quiere encontrar?

Al final siempre llegamos a lo mismo: cuestionar a ese personaje mental o identidad que tienes de ti mismo para ponerla en evidencia y ver que se trata de toda una invención.

En mí caso estuve durante mucho tiempo enganchado en esta cuestión. De alguna manera no me sentía satisfecho el hecho de mirar hacia dentro porque me daba cuenta de que «la persona» que quería mirar hacia dentro nunca se conseguía llenar.

En la mayoría de los casos quería mirar dentro porque

  • Allí se encontraba todo.
  • Allí me podía conocer.
  • Allí estaba la felicidad.
  • Allí encontraría la paz.
  • Y mogollón de metas espirituales que hacían que siguiera en una búsqueda continua.

Por lo que aunque mirase hacia dentro siempre estaba en búsqueda y siempre estaba inquieto. Y de alguna manera en lo más profundo de mi sentía que nunca llegaba a encontrar nada.

La Naturaleza de lo Simple

Siento que mirar hacia dentro está muy ligado al presente (otra palabra que está muy saturada llena de mogollón de significados).

Siento que mirar hacia dentro es simplemente vivir lo que estás viviendo ahora mismo. Sería algo así como sentir simplemente y dejar suceder lo que tenga que suceder porque en cierto modo sucede quieras o no.

Mirar hacia dentro es tan sencillo como dejar suceder lo que sucede…

Nos pasamos la mayoría del tiempo evitando.  Evitando sentir y evitando que sucedan las cosas tal y como son.

Creemos continuamente que tenemos que cumplir con un plan de alguna una expectativa que hemos pensado y si no se cumple entramos en conflicto. Por lo que estamos continuamente evitando el momento presente mientras estamos distraídos con la idea de un momento mejor.

¡Mira dentro de tí y encontrarás todo!… En realidad es: deja suceder todo sin darle un significado y ya lo tienes todo….

Si nos enganchamos en que tenemos que encontrar algo dentro de nosotros, estamos partiendo de la idea que eres carente de algo. Ese «yo» que tiene que buscar algo no lo puede encontrar dentro de él mismo porque si el «yo» es un pensamiento no puede contener otro ¿puedes ver el juego?.

Estamos continuamente funcionando con ideas, con conceptos, con la cabeza siendo racionales continuamente. Por lo que no hay que buscar nada dentro de uno mismo simplemente hay que dejar suceder lo que es y lo que está siendo continuamente. Al final es lo natural, lo esencial y lo simple pero a la mente la encanta distraerse con todo ese juego de significados.

  • Mira aquí…
  • Mira allá…
  • Compréndete…
  • Desarróllate…
  • Desarrolla tu personalidad…
  • Cámbiala…

Es agotador, es un juego continuo que nunca acaba.

Conclusión

En resumidas cuentas mirar adentro sería algo así como no dar significado a lo que está siendo. Creo que desde ese punto emerge esa sabiduría que no es conceptual y carece totalmente de significado. Es ahí donde puedes ver que ya tienes todo. Que no tienes que encontrar nada porque ya lo tienes por el simple hecho de ser.

No obstante no es correcto o incorrecto buscar dentro de uno y que la mente se enganche en todo ese juego de significados. Con esta información no quiero entrar en el comportamiento porque estaríamos igualmente distraídos con lo correcto o lo incorrecto y la moralidad. Pero de alguna manera me gusta dejar K.O (fuera de juego) a nuestra personalidad, a nuestro ego y con esta serie de reflexiones puedo darme cuenta a un nivel más profundo que no hay nada que encontrar.

El único que siempre quiere encontrar algo es el ego y ese cuento nunca tiene final. Por lo que solo queda disfrutar de la función y seguir viendo que eres el espectador.

Gracias por Leer imagen

Deja un comentario